DELINCUENCIA OCUPACIONAL, CORRUPCIÓN ADMINISTRATIVA Y BUROCRACIA.

Capitulo de mi libro recién publicado
DELINCUENCIA OCUPACIONAL, CORRUPCIÓN ADMINISTRATIVA Y BUROCRACIA.

Delincuencia Ocupacional y Corrupción Administrativa.

Lo que hoy se denomina en nuestro país Corrupción Administrativa es parte de la Delincuencia Ocupacional. Que sea solo una parte y no una identificación total obedece a la etimología del propio concepto de corrupción: putrefacción, alteración, falsificación, vicio o abuso . Corromperse, por tanto, es defraudar un ideal o expectativa legítima de representación pública. El pueblo no tilda de corruptos a los delincuentes marginales ni a los obreros que le roban al Estado, sino a los funcionarios, dirigentes y políticos que lucran ilegalmente. Esta visión es la que ha predominado en la definición oficial de Corrupción Administrativa dada en el Reglamento del Decreto Ley 219 del extinto MAC.

Visto así, el concepto de Corrupción Administrativa pone más el acento en el reproche ético dirigido a los funcionarios y dirigentes que en la explicación de sus actividades delictivas. La referencia a estas últimas es apenas una descripción que permite identificarlos y sancionarlos, no un hilo que nos lleve a la esencia y desarrollo de su actuar como delincuentes. En realidad, se trata de un concepto definido desde la óptica jurídico-penal con un énfasis en aspectos éticos, lo cual limita su utilización en la Criminología. A la postre, para apuntalar su utilidad teórica y su capacidad de contrastación empírica, es necesario recurrir al concepto de Delincuencia Ocupacional. En definitiva ¿qué es un corrupto sino un delincuente ocupacional que se desempeña como funcionario o dirigente?

Burocracia, parasitismo y criminalidad ocupacional.

El concepto de Burocracia hace referencia tanto a una forma específica de organizar la vida social (económica, administrativa, política, etc.,) como al estamento de dirigentes y funcionarios que se encarga de hacerla funcionar. Por tanto, burocracia y burócratas son dos caras de una misma moneda. Es inherente a la Burocracia la reglamentación pormenorizada de procedimientos y funciones, la rigidez, la estricta jerarquización, la despersonalización de los cargos, la especialización y profesionalización de los funcionarios y la enajenación que genera tanto en los funcionarios como en los trabajadores, entre otros rasgos.

El burocratismo, por su parte, entendido a menudo como exceso de trámites y papeleos, es un fenómeno consustancial a la Burocracia y está relacionado, por un lado, con la reglamentación detallada de los procedimientos y con la exigencia de que ello quede por escrito y archivado. Por el otro, con la propia “racionalidad” de la Burocracia, cuya lógica de funcionamiento la lleva a crear más trámites e instancias de contrapartida para solucionar los problemas de control y organización.

Históricamente, la denominada Burocracia Socialista fue un paso inevitable para lograr la industrialización y el desarrollo de la administración pública en aquellos países que, durante el siglo XX, llevaron a cabo revoluciones de signo socialista. De hecho, el Estado burocrático socialista se convirtió en el vehículo civilizatorio de estas naciones .

Sin embargo, la Burocracia, que tanto potenció durante años el desarrollo industrial y cultural de las sociedades socialistas, provocó también su progresivo estancamiento, lo cual obedeció, entre otras razones, a la regimentación económica, política e ideológica impuesta por el estamento burocrático gobernante y a la paulatina enajenación que se produjo en los trabajadores e intelectuales. Dicho estamento, autoconsiderado la vanguardia organizada de la clase obrera, degeneró con el tiempo en una élite interesada en conservar su statu quo sobre la base del nivel económico-social ya alcanzado y empezó a usufructuar gran parte de la riqueza generada por los trabajadores, aunque legalmente no fuera propietaria de los medios de producción. Este proceso de enajenación material e ideológica de la burocracia gobernante ha estado presente también en Cuba, aunque en grado diferente.

Para mantener el statu quo, el estamento burocrático dominante somete a estricta censura toda crítica o actividad dirigida contra el esquema político, ideológico, económico o cultural de funcionamiento del Estado, so pretexto de disidencia o contrarrevolución. En esa filosofía política son educadas generaciones de dirigentes sindicales, administrativos y políticos, los cuales a su vez adoctrinan a las masas de trabajadores, o al menos lo intentan. El efecto es conocido como regimentación ideológica. De esta forma el estamento burocrático se inmuniza y a la vez, reduce sus posibilidades de rectificar errores o disfunciones extremas del propio sistema burocrático .

Llegados a este punto del análisis conviene hacer algunas precisiones concernientes a la relación Burocracia-Delincuencia Ocupacional:

• Al usufructuar la riqueza social, el estamento burocrático de la sociedad socialista instituye un sistema de privilegios de carácter clasista, que es, en realidad, un sistema oficializado de parasitismo no criminalizado por el Derecho Penal.

• Ese sistema oficializado de parasitismo –junto a la enajenación de la clase obrera y a la formalización inoperante de los sistemas de control interno empresarial- constituyen las premisas ideológicas y estructurales del desarrollo y expansión de la Delincuencia Ocupacional y la Corrupción Administrativa en el Socialismo .

• Una vez surgida, y en especial cuando llega a su fase mercantil, la Delincuencia Ocupacional se constituye en un contrasistema parasitario de la organización burocrática estatal socialista. Así, aunque en un inicio la Delincuencia Ocupacional se nutre de la Burocracia y la reproduce por conveniencia, a largo plazo choca con sus trabas legales y administrativas, en especial aquellas que dificultan o prohíben la acumulación privada de capital y la economía de mercado.

• En este contexto, las medidas del Estado –sobre todo las referidas a la ampliación de la inversión extranjera y del movimiento cuentapropista- dirigidas a reorganizar, dinamizar y desarrollar la economía nacional, corren el riesgo de ser manipuladas por la Criminalidad Ocupacional y en especial, por su dirigencia corrupta y enriquecida, en función de sus propios intereses pro-capitalistas.

En Cuba, los procesos de burocratización y de corrupción del aparato estatal y de la economía, en gran medida importados desde la Unión Soviética, fueron enfrentados por la máxima dirección política del país –en especial por Fidel- a mediados de la década del 80 del siglo pasado . La crisis económica y social que sobrevino con la caída de la URSS y del campo socialista, y las medidas que se han adoptado desde entonces para sobrevivir en condiciones difíciles, incrementaron la delincuencia económica y la corrupción administrativa.

Aunque hoy hemos desatado una lucha frontal contra el Delito Económico y la Corrupción Administrativa, la Burocracia, con sus privilegios y efectos escleróticos sobre el organismo social, sigue siendo uno de los problemas más difíciles de solucionar. Algunas de las razones que dificultan su enfrentamiento son las siguientes:

• Predominio en el pueblo y en los propios dirigentes de una visión reduccionista de la Burocracia, la cual es usualmente entendida como exceso de trámites y papeles, es decir, como mero burocratismo. En otros casos, la Burocracia es vista como una forma de organización del Estado moderno y no como sistema de dominación y de explotación. Como resultado, las medidas propuestas para solucionarlas son de carácter técnico-organizacionales en lugar de ser clasistas.
• Falta de satanización política de la Burocracia. Contrario a lo que sucede con la Corrupción Administrativa y la criminalidad, la Burocracia no es vista políticamente como un peligro para el Socialismo. En todo caso, así es visto “el burócrata” pero solo cuando se corrompe o le roba al Estado.

• El análisis de la Burocracia y de las medidas a adoptar para contrarrestarla, es realizado y son decididas, respectivamente, por la Burocracia misma y desde la lógica, las verdades e intereses de la Burocracia. En otras palabras, el estamento burocrático no se afecta a sí mismo .

• Dado que el Estado socialista es un estado burocrático, todo ataque a este último suele ser visto como un ataque al primero, con la consiguiente censura y estigmatización de la crítica como “disidencia política o contrarrevolución.”

Barral F, Aldana A: “DELINCUENCIA OCUPACIONAL, CORRUPCIÓN ADMINISTRATIVA Y BUROCRACIA. En: Criminalidad en la Sociedad Cubana Actual. Vease: http://www.lulu.com/shop/dr-fernando-barral-and-msc-alejandro-aldana-fong/criminalidad-en-la-sociedad-cubana-actual/paperback/product-21670742.html

Anuncios

Acerca de fernandob33

Nací en Madrid en 1928. Emiliano, mi padre, fue un escultor famoso que murió cuando participaba como voluntario en la guerra contra Franco. Mi madre y yo fuimos evacuados (como todas las mujeres y niños) hacia Levante. Después, a Argelia y luego a Argentina, donde comencé mi carrera de médico. De este país luego de una larga prisión por mis ideales, fui expulsado a España, pero acogido como refugiado político por Hungría, donde por fin pude terminar mi carrera. A la par de mis estudios trabaje como traductor simultáneo lo que me permitió recorrer casi todos los países socialistas incluido Viet Nam. La Revolución Cubana reavivó mis ansias revolucionarias luego de años de vida en Hungría. Por pura casualidad, me enteré que Ernesto, mi amigo de la infancia, había luchado con Fidel en la Sierra Maestra y era un líder conocido como el “Che”. Con su ayuda, pues no poseía pasaporte, pude viajar a la isla, donde trabajé como médico e investigador social. Además me enamoré y encontré la felicidad con Laly y los dos bravos hijos que me dio: Ernesto y Fernando. Junto a Ana Maria, de mi primer matrimonio con Isabel, una compañera de estudios húngara, son mis grandes orgullos en la vida. Libros publicados: Diccionario Húngaro-Español Diccionario Español-Húngaro Mis Vidas Sucesivas Hungría 1956. Crónica de una insurrección. eBook. Editorial Ruth. 2014. Criminología Social. Con Alejandro Aldana Fong. De próxima aparición. Varios trabajos sobre la Delincuencia.
Esta entrada fue publicada en corrupcion, criminologia, delincuencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s