El mundo marginal, primera parte

Fernando Barral y Alejandro Aldana

Es frecuente en la conversación corriente mencionar el concepto de “marginalidad” sin entrar en mayores precisiones. Es así que para unos la “marginalidad” es una cosa y para otro es otra. Sin embargo, la marginalidad es un concepto serio, con características determinadas que enumeraremos a continuación.

La denominación de “marginalidad” que proponemos, se aplica a un grupo social que actúa, funciona y vive al margen de las relaciones sociales de producción, es decir, “fuera” de la economía regular. Este grupo ostenta características y una dinámica distintiva.

Como población delincuencial está configurada por los siguientes descriptores principales:

  • Predominio del sexo masculino;
  • Sobre representación de los negros y mestizos ;
  • Desempleados (aunque haya oferta de empleo) o con débil vinculación laboral, en empleos de baja calificación;
  • Bajo ingreso percápita legal
  • Bajo nivel escolar, con interrupción frecuente de los estudios en la primaria o la secundaria;
  • Modo de vida orientado a la inmediatez y al consumo;
  • Impulsividad y tendencia a recurrir a soluciones violentas: machismo y matonismo;
  • Búsqueda de la aceptación grupal, mas que la de la sociedad o la familia;
  • Débil formalización y desorden en la vida marital y frecuente cambio de pareja;
  • Despreocupación por los hijos;
  • Frecuencia de antecedentes delictivos en progenitores, tíos, hermanos y otros familiares;
  • Relaciones sociales y de amistad preferenciales con individuos de sus mismas características;
  • Auto segregación de la vida cultural y política;
  • Frecuentes borracheras y escándalos.
  • Su antisocialidad y delictividad están caracterizadas por los siguientes descriptores:
  • Frecuente comienzo de la actividad delictiva en la adolescencia;
  • Antisocialidad parasitaria de tipo apropiativa, con frecuente recurso a la violencia;
  •  La finalidad de la actividad apropiativa es generalmente el consumo, bien directamente, cuando el valor obtenido se presta para ello (por ejemplo: dinero), o bien mediante una reventa para obtener dinero necesario para dicho consumo;
  • La actividad delictiva se va convirtiendo en una alternativa de trabajo, pues requiere menos esfuerzo y a menudo es mas lucrativa; esto constituye el sustrato material de la reiteración delictiva parasitaria;
  • En tal condición, la actividad delictiva es la que les proporciona primariamente sus medios de vida, o por lo menos contribuye fuertemente con sus niveles de consumo;
  • Sus actividades delictivas se cometen desde el exterior de las relaciones de producción, es decir, fuera de la actividad laboral;
  • Frecuente recurrencia en actividades delictivas (reincidencia y multi reincidencia);
  • Un mismo individuo puede incurrir en hechos parasitarios (violentos o no) y hechos puramente violentos, sin beneficio económico, pero estos son mas escasos;
  • Las actividades delictivas violentas (el robo con fuerza y el robo con violencia, en particular) son mas frecuentes en la juventud, y disminuyen con la edad, siendo reemplazadas por otras que requieren relaciones, habilidad o astucia (como la estafa, el juego prohibido y la droga);
  • Los hechos violentos contribuyen a dar “fama de guapo” y facilitan el desenvolvimiento del individuo en sus actividades delictivas, de modo que aquellos, aunque indirectamente, también son instrumentales;
  • Como delitos mas frecuentes se cuentan aquellos contra los derechos patrimoniales, droga, asesinato, homicidio, lesiones, juego prohibido y otros .
  • Las características de las víctimas de la delincuencia marginal son las siguientes:
  • Estas pueden ser personas naturales o jurídicas;
  • La victimización puede ocurrir en la calle, en lugares públicos, viviendas y establecimientos.
  • La elección de la víctima puede ser oportunista o planificada;
  • La victimalidad no violenta es extradelincuencial (cosecha sus víctimas fuera del grupo marginal) mientras que la violenta es predominantemente intragrupal .
  • Las Penas de la delincuencia marginal responden a las siguientes características:
  • Globalmente, la delincuencia marginal es la más perseguida, dentro de la delincuencia común, pues la legislación (penalidad teórica) es la más severa;
  • Esta delincuencia sufre una fuerte estigmatización por parte de la sociedad y el Estado, que dificulta su reinserción social una vez cumplida la sanción;
  • No todos los delitos son sancionados (penalidad real), por no descubrirse a sus autores; la efectividad de la policía es alta en los casos de asesinato y homicidio, pero mucho mas baja en el robo y el hurto;
  • No todos lo delitos marginales cometidos son denunciados, la diferencia entre los delitos ocurridos y los denunciados se conoce como “cifra negra”, que puede ser muy elevada en el hurto y en delitos en que la víctima es cómplice, como la estafa, el juego prohibido y la droga;
  • Sociológicamente la “cifra negra” expresa en primer lugar la desconfianza en la gestión policial, secundariamente puede ser expresión de temor (a la venganza) o de pudor (en el caso de las violaciones);
  • Las sanciones más frecuentes impuestas a los delincuentes marginales son la de prisión;
  • El delincuente marginal no le teme a la prisión, en la que se encuentra junto a otros individuos de sus características y tiene la oportunidad de adquirir experiencias y relaciones que le serán útiles para su actividad delictiva futura (prisionización);
  • Tanto la estigmatización estatal, como el rechazo social, refuerzan la conciencia social del grupo marginal, su modo de vida y su cohesión interna.
Anuncios

Acerca de fernandob33

Nací en Madrid en 1928. Emiliano, mi padre, fue un escultor famoso que murió cuando participaba como voluntario en la guerra contra Franco. Mi madre y yo fuimos evacuados (como todas las mujeres y niños) hacia Levante. Después, a Argelia y luego a Argentina, donde comencé mi carrera de médico. De este país luego de una larga prisión por mis ideales, fui expulsado a España, pero acogido como refugiado político por Hungría, donde por fin pude terminar mi carrera. A la par de mis estudios trabaje como traductor simultáneo lo que me permitió recorrer casi todos los países socialistas incluido Viet Nam. La Revolución Cubana reavivó mis ansias revolucionarias luego de años de vida en Hungría. Por pura casualidad, me enteré que Ernesto, mi amigo de la infancia, había luchado con Fidel en la Sierra Maestra y era un líder conocido como el “Che”. Con su ayuda, pues no poseía pasaporte, pude viajar a la isla, donde trabajé como médico e investigador social. Además me enamoré y encontré la felicidad con Laly y los dos bravos hijos que me dio: Ernesto y Fernando. Junto a Ana Maria, de mi primer matrimonio con Isabel, una compañera de estudios húngara, son mis grandes orgullos en la vida. Libros publicados: Diccionario Húngaro-Español Diccionario Español-Húngaro Mis Vidas Sucesivas Hungría 1956. Crónica de una insurrección. eBook. Editorial Ruth. 2014. Criminología Social. Con Alejandro Aldana Fong. De próxima aparición. Varios trabajos sobre la Delincuencia.
Esta entrada fue publicada en criminologia, delincuencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s