La Casita del Parque Sarmiento

Al revivir algunos de los recuerdos más gratos de mi niñez, es inevitable que venga a mi mente la casita del Parque Sarmiento.

El Parque Sarmiento es el más grande de la ciudad de Córdoba, Argentina y uno de los más antiguos de Sudamérica. Está ubicado en el centro geográfico de la ciudad, llevando este nombre en honor a Domingo Faustino Sarmiento, ex presidente de la República Argentina.

Frente a la Casita del  Parque Sarmientos: mi tío Fernando, mi madre, mi tío Alberto y yo.

Frente a la Casita del Parque Sarmientos: mi tío Fernando, mi madre, mi tío Alberto y yo.

 Pues bien, como comentaba antes, de mi llegada a Argentina, la llegada de un niño de tan solo 11 años de edad, mi primer recuerdo es precisamente esta pequeña casita, situada en el interior del parque y que le habían construido a mi tío Fernando, pues era el Director de La Escuela Provincial de Cerámica.

 El Parque Sarmiento era grande, muy grande. En sus inmediaciones se encontraban: el Jardín Zoológico de Córdoba (situado en un barranco), el Museo de Ciencias Naturales, La Escuela Provincial de Cerámica y un anfiteatro (que descendía en forma de escalinata hacia la Ciudad) en el que se realizaban espectáculos públicos al aire libre También habían rosedales finamente cuidados y finalmente en un área del parque que en aquel entonces estaba cercada, una piscina de 50 metros, donde acudían los nadadores de la Provincia a hacer sus entrenamientos, pese a que el agua de ella dejaba mucho que desear. Esta piscina jugaría un papel importante en mi vida, pues en ella aprendí a nadar, aprendí viendo a los nadadores y escuchando a los entrenadores sin recibir una clase formal. En aquel entonces, se nadaba el estilo pecho o braza, y el estilo over (que era de lado), muy relajado a la hora de nadar. Se empezó tambien a practicar, principalmente por los nadadores profesionales, el estilo crawl (hoy libre), introducido por los americanos desde las lejanas islas de la Polinesia, donde era el estilo habitual. Yo no pude aprender el crawl, pero con el estilo pecho y el over se puede decir que me desenvolvía bien.

Mi tío Fernando tambien nadaba y cuando después vino Alberto, ya casi teníamos la escuelita de natación, que en las horas en que la piscina cerraba, era toda nuestra. Desde entonces persiste mi afición por la natación.

La casa aunque pequeña, era muy bonita, se encontraba escondida entre los árboles del parque, justo en la esquina norte de la piscina. En ella vivíamos mi madre, mi tío Fernando y yo. Un año después se incorporaría tambien mi tío Alberto, refugiado de Francia.

El Parque Sarmiento y su pequeña casita fueron nuestro hogar, el lugar en el que, procedentes de países distintos, nos convertimos en una familia.

Anuncios

Acerca de fernandob33

Nací en Madrid en 1928. Emiliano, mi padre, fue un escultor famoso que murió cuando participaba como voluntario en la guerra contra Franco. Mi madre y yo fuimos evacuados (como todas las mujeres y niños) hacia Levante. Después, a Argelia y luego a Argentina, donde comencé mi carrera de médico. De este país luego de una larga prisión por mis ideales, fui expulsado a España, pero acogido como refugiado político por Hungría, donde por fin pude terminar mi carrera. A la par de mis estudios trabaje como traductor simultáneo lo que me permitió recorrer casi todos los países socialistas incluido Viet Nam. La Revolución Cubana reavivó mis ansias revolucionarias luego de años de vida en Hungría. Por pura casualidad, me enteré que Ernesto, mi amigo de la infancia, había luchado con Fidel en la Sierra Maestra y era un líder conocido como el “Che”. Con su ayuda, pues no poseía pasaporte, pude viajar a la isla, donde trabajé como médico e investigador social. Además me enamoré y encontré la felicidad con Laly y los dos bravos hijos que me dio: Ernesto y Fernando. Junto a Ana Maria, de mi primer matrimonio con Isabel, una compañera de estudios húngara, son mis grandes orgullos en la vida. Libros publicados: Diccionario Húngaro-Español Diccionario Español-Húngaro Mis Vidas Sucesivas Hungría 1956. Crónica de una insurrección. eBook. Editorial Ruth. 2014. Criminología Social. Con Alejandro Aldana Fong. De próxima aparición. Varios trabajos sobre la Delincuencia.
Esta entrada fue publicada en Argentina, memorias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s