EL CAMPEÓN

El campeon en accion

El campeon en accion

Tenía solo 9 años cuando se convirtió en Campeón. El chico tenía pasta, y lo demostró muy temprano, pero no en las asignaturas convencionales; el se destacó en algo muy distinto, en algo en lo que ninguno de la familia había pensado: el Kárate. Empezó muy temprano, tal vez a los seis o siete años, no se, habría que preguntárselo. Pero sí era temprano para una disciplina que habitualmente se asocia a la fuerza y habilidades manuales. El tuvo suerte, acababan de llegar de Japón (cuna de ésta y otras artes marciales) dos Karatekas cubanos que habían defendido allí su cuarto y quinto Dan, si mal no recuerdo, y volvían con un plan novedoso, novedoso para Cuba, de desarrollar el Kárate Infantil. Rápidamente se pusieron a la obra y escogieron unos treinta muchachos de ocho a doce años entre los alumnos de varias escuelas del Municipio Playa.

La selección la hacían teniendo en cuenta su desarrollo, fuerza y sentido de la coordinación, entre otras cualidades físicas y de carácter. Fernan fue uno de los seleccionados. Las clases se impartían en la Víbora, lejos de nuestra casa.

Los chicos estaban entusiasmados con esta mueva disciplina y observaban una asistencia y disciplina ejemplares. Fernan, que tenía solo siete años entonces, empezó a destacarse por la perfecta coordinación y elegancia de sus movimientos, como comentó conmigo el Instructor.

Varios meses después, para estimular a los alumnos, se organizó un Campeonato de Kárate Infantil. Se hizo con todas las de la ley, en sus dos modalidades principales: Kumité (lucha) y Katá (técnica). Los árbitros eran “cinta negra” en la categoría de adulto. Había un doctor también por si alguno de los competidores se lesionaba. Entre los padres de los pequeños karatekas, había una doctora, Laly: la mamá de Fernan.

En el Kárate, sus movimientos eran elegantes y perfectos en su realización, por lo que le valieron a los ocho años el título de Campeón de Katá, con una excelente técnica que vencería fácilmente a muchachos más fuertes que él. Y al año siguiente repitió, esta vez como Campeón de Kumité para coronarse Campeón Absoluto en Categoría Infantil con solo nueve años.

Su mayor orgullo fue que las cintas negras se las entregó personalmente el Maestro Joseíto, que por aquel entonces era Cinta Negra 5to Dan, grados que había obtenido en el Japón, en la prestigiosa escuela Ho Shi Mon. Pero los títulos infantiles no duran mucho y pronto se olvidan. Los trofeos de campeón infantil se olvidan pronto, pero la técnica y las habilidades adquiridas perduran. Como prueba de lo anterior, cuando estaba en segundo año de la Universidad se presentó al Campeonato Nacional, sin entrenar y obtuvo un Primer Premio… Más adelante la vida se encargaría de someterlo a nuevas pruebas.

Anuncios

Acerca de fernandob33

Nací en Madrid en 1928. Emiliano, mi padre, fue un escultor famoso que murió cuando participaba como voluntario en la guerra contra Franco. Mi madre y yo fuimos evacuados (como todas las mujeres y niños) hacia Levante. Después, a Argelia y luego a Argentina, donde comencé mi carrera de médico. De este país luego de una larga prisión por mis ideales, fui expulsado a España, pero acogido como refugiado político por Hungría, donde por fin pude terminar mi carrera. A la par de mis estudios trabaje como traductor simultáneo lo que me permitió recorrer casi todos los países socialistas incluido Viet Nam. La Revolución Cubana reavivó mis ansias revolucionarias luego de años de vida en Hungría. Por pura casualidad, me enteré que Ernesto, mi amigo de la infancia, había luchado con Fidel en la Sierra Maestra y era un líder conocido como el “Che”. Con su ayuda, pues no poseía pasaporte, pude viajar a la isla, donde trabajé como médico e investigador social. Además me enamoré y encontré la felicidad con Laly y los dos bravos hijos que me dio: Ernesto y Fernando. Junto a Ana Maria, de mi primer matrimonio con Isabel, una compañera de estudios húngara, son mis grandes orgullos en la vida. Libros publicados: Diccionario Húngaro-Español Diccionario Español-Húngaro Mis Vidas Sucesivas Hungría 1956. Crónica de una insurrección. eBook. Editorial Ruth. 2014. Criminología Social. Con Alejandro Aldana Fong. De próxima aparición. Varios trabajos sobre la Delincuencia.
Esta entrada fue publicada en memorias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s